Inicio > Disfraces > Halloween

Halloween: Prepárate con nuestros disfraces y pasa una noche terrorífica

Celebración
Tipo
Talla   
Temática
Marca
1  2   3   4   5   6   7   8   Siguiente
¿Por qué nos disfrazamos en Halloween?

Bruja, Duende, Vampira, Mago... hay muchos disfraces distintos para celebrar Halloween. ¿Es preciso vestirse de otro personaje en esta fiesta? ¿Por qué lo hacemos?

La respuesta existe, y está en el origen del Halloween, miles de años atrás. Entre leyendas e historias hallamos el por qué de estos disfraces góticos o de otro tipo, y de elementos como la calabaza iluminada, los caramelos o el maquillaje.

Partimos de un hecho cierto: esta fiesta tiene raíces célticas y se celebraba en muchas zonas de Europa, pasando después a Estados Unidos. La fecha era la de la terminación de las tareas del campo, a fines de octubre, justo cuando empezaba la "mitad oscura del año" (equinoccio de otoño). Los celtas pensaban que en ese día el mundo de los vivos y el más allá se comunicaban permitiendo a los espíritus familiares acercarse a sus ancestros. De igual forma era posible que ciertos espíritus bromistas o perdidos vinieran a incomodarnos. Ese es el motivo por el que se inició la costumbre de disfrazarse de una manera siniestra: todo era útil para espantar a quien quisiera espantarnos a nosotros. De igual modo, un disfraz cualquiera también servía con tal de ocultar nuestra identidad a los espíritus caprichosos. Si no se conseguía eludir la visita de éstos, podían llegar a hechizar nuestro hogar, a menos que se les ofreciera un presente (es el origen del famoso "truco o trato", que hoy realizan los niños llamando a las puertas de los vecinos).

La festividad celta, llamada Samhain, fue apropiada por la cultura romana con la Fiesta de la cosecha en honor a Pomona, y de ahí al cristianismo (Halloween es la abreviatura de "All Hallows' Evening", o Día de Todos los Santos). En éste también hay un culto a los ancestros fallecidos, así como tradiciones de procesiones siniestras provenientes del más allá.

Una de esas tradiciones tiene que ver con la calabaza iluminada. Se trataría de Jack O´Lantern (Jack el linterna), cuya leyenda fue implantada en América por los emigrantes irlandeses. Jack fue un hombre pendenciero cuyo espíritu fue condenado a vagar en por el mundo, llevando para iluminarse un nabo hueco con una brasa de carbón en su interior. La calabaza con una vela vino a mejorar el artilugio, y hoy se ha convertido en una de las imágenes más carismáticas del Halloween, como símbolo de que a su lado siempre ocurre algo extraordinario.

Ir arriba Ir arriba